La nanotecnología es una ciencia que ha expandido sus beneficiosas aportaciones en el sector textil, ya que mediante la incorporación de nanopartículas las fibras pueden aumentar su resistencia, fabricar telas que no se arruguen, que eviten la formación de bacterias, que puedan auto-lavables y eliminen los malos olores es el objetivo de esta nueva ciencia.

En el sector sanitario es muy importante la prevención y protección de todas sus áreas, por eso la funcionalización de muchos tejidos han logrado aislar y eliminar muchos de los patógenos y microorganismos que provocaban infecciones intrahospitalarias complicando la recuperación del paciente.

La nanotecnología ha logrado un hito jamás antes imaginado, como reducir a una mil millonésima parte de un metro las fibras textiles con las que se pueden confeccionar textiles no solo más resistentes, también con propiedades ignífugas más eficientes, además de crear un tejido estanco y profiláctico a las bacterias y microorganismos.

Para conseguir un tejido inteligente adaptado en forma de cortina para box en el sector sanitario, es necesario la aditivación con micropartículas de cobre y plata en fibras termosintéticas para la funcionalización de productos dichos textiles. Las nanopartículas de plata se aplican en el desarrollo de materiales poliméricos con propiedades antibacterianas y, en algunos casos, antifúngicas y antimoho.

Las propiedades antibacterianas de la plata llevadas al terreno del textil sanitario han dado como resultado diferentes especies bacterianas habiéndose obtenido resultados altamente satisfactorios. Se revela que concentraciones de nanometal próximas a 60 μg/ml garantizan un nulo crecimiento y/o proliferación de dicha especie bacteriana.

Además, la plata interactúa de dos formas diferentes con la bacteria, adhiriéndose superficialmente o bien penetrando a través de la membrana celular. Por lo tanto las nanopartículas de plata son un agente biocida especialmente efectivo frente a hongos y bacterias.

Las cortinas para box con tecnología basada en nanopartículas es un plus a la calidad funcional de dichas cortinas, pues además de estar pensadas para proteger la salud de pacientes, médicos, enfermeros y familiares en un hospital, cumplen otra función muy interesante, como es la de dividir y sectorizar áreas diáfanas gracias a los rieles que incorporan fijados a techo.