Los elementos que forman parte de un baño dentro de un hospital siempre están en el punto de mira de bacterias y nidos de patógenos que esperan la primera oportunidad para propagarse rápidamente, favorecido por la humedad del entorno. Por este motivo cuando acudimos a un hospital es normal que tengamos reparo en entrar en un baño que ha sido usado por muchas personas al cabo del día.

Los sanitarios y en especial el personal de limpieza saben perfectamente de esta debilidad y del foco tan susceptible que representan los baños. Muchos de estos baños aún tienen cortinas que si no cumplen con unos criterios de calidad pueden generar nidos de bacterias. Eso no ocurre en los casos de los baños con mamparas, pues su superficie deslizante es más propicia para la desinfección.

En el caso de los baños en hospitales, hay que hacer mención al especial riesgo de proliferación de gérmenes por entorno húmedo que tiene, siendo el riesgo aún mayor que en ambientes más secos. Esto hace que la higiene y la desinfección cobren aún más importancia en estos espacios.

Limpieza de las duchas y bañeras en hospitales

La limpieza y desinfección de las duchas y bañeras es conveniente siempre hacerla al menos dos veces al día, utilizando también el método de dentro hacia fuera.

Igual que ocurre con los sanitarios, lo recomendable es usar un bactericida líquido que tenga alcohol, capaz de acabar con las bacterias de manera eficaz, pero de carácter no corrosivo para evitar dañar las superficies.

El material utilizado debe evitar las rayaduras de manera que, los estropajos u otros útiles de gran dureza quedarán vetados, siendo una esponja de un solo uso lo más aconsejable para frotar las superficies.

Limpieza de las cortinas de la ducha en hospitales

Hay duchas o bañeras que tienen cortinas en vez de mamparas. En estos casos debemos prestar especial atención a la posible aparición de manchas negras. Éstas acostumbran a ser restos de moho habitados por hongos.

Como las cortinas se encuentran en constante contacto con la humedad, las limpiaremos y desinfectaremos siempre que sea necesario.

En este caso, aplicaremos lejía mediante la técnica de frotación y aclararemos la cortina de la ducha correctamente. En el caso del uso de la lejía, existen dosificadores que aplican la lejía en forma de espuma, mucho más eficaz por su poder de penetración en las fibras textiles.

Lo ideal es que en los hospitales se instalen cortinas de baño antibacterianas y antimoho, para reducir las posibilidades de infecciones.

Con la misma inmediatez actúa la cortina antibacteriana de baño Curtatex, no dejando rastro de micropartículas invasivas dañinas e inspirada y confeccionada bajo estas premisas, porque si algo tenemos claro en Decoratel España es que todos los tejidos destinados a uso médico que confeccionamos mantienen sus propiedades de forma permanente gracias sobre todo a nuestro innovador sistema de ionización adherente de nanopartículas de plata, que ha sido probado y certificado por Aitex.